Blog de Psicología Organizacional y Recursos Humanos.

Bienvenidos

Este un WebBlog especializado en Psicología Organizacional y de Recursos Humanos.

Artículos

Artículos en temas especializados: Coaching, Gestión por Competencias, Clima y Cultura Organizacional, Motivación, Recursos Humanos, Liderazgo, Management.

Eventos

Te invitamos aparticipar a los eventos programados por la comunidad con respecto a nuestra especialidad.

Comunicandonos

Comparte y comenta los artículos a través de las redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram.

Test Psicológicos

Te proporcionamos acceso a Test psicológicos aplicados al ámbito organizacional

19 de julio de 2016

Cómo encontrar un trabajo que realmente ames

Al día después de la fiesta de graduación de la universidad, con el diploma en la mano y el título de "Gerente General" de tu propio destino, viene la pregunta obligada: ¿qué tipo de trabajo quieres tener? ¿Dónde quieres buscar empleo?
Escoger un sector que registre un boom puede representar un buen camino para una carrera profesional exitosa.
¿Pero quién puede preocuparse por desarrollar una profesión en una industria que está creciendo, si no tienes el menor interés en ese campo?
De ahí que sea una elección trascendental, porque recuerda cuántas horas pasamos en el trabajo frente a las que dedicamos a cualquier otra cosa.
Por eso hay que elegir sabiamente y escoger algo que realmente te guste, no solo porque te ofrezca crecimiento profesional.
He aquí algunos elementos a tomar en cuenta para seleccionar un empleo que no te haga odiar los lunes.

Saber escoger

Un primer elemento importante al momento de elegir un empleo es que el éxito profesional se reduce a una simple verdad: algunas industrias están creciendo a un ritmo tan rápido, que las oportunidades abundan.
Es el caso de personas que trabajan en áreas como la robótica, biotecnología, inteligencia artificial o energía renovable. Un panorama distinto al compararse con aquellos que tienen empleos en la industria manufacturera, construcción o incluso administración de fondos de cobertura de inversiones.
Una industria en crecimiento atrae personas por el abundante número de oportunidades que ofrece.
Sin embargo, con el tiempo más jugadores entran al mercado, incrementando el nivel de competencia y reduciendo las mejores oportunidades para cada uno.
Por eso, carreras como administración de fondos de cobertura entran en la lista de profesiones o industrias en descenso.
La razón es simple: hay demasiadas personas buscando la misma oportunidad, lo cual inevitablemente reduce el número de ganadores.
Un segundo elemento a tener en cuenta es que las tendencias macro –como la globalización tecnológica– pueden producir cambios que hacen a las industrias menos atractivas (vendedor en una tienda) y otras mucho más (vendedor a través de internet).
Así que si no estás seguro dónde se cruzan las oportunidades de trabajo y tus intereses, ¿qué se puede hacer?

Ser honesto

Es una verdad fundamental que la mayoría de las personas realmente les gusta hacer cosas en las que son muy buenas.
Vale preguntarse: ¿en qué eres bueno? ¿Cuáles son las habilidades que tienes? ¿Qué tipo de trabajo te gusta realizar?"
Así que vale preguntarse: ¿en qué eres bueno? ¿Cuáles son las habilidades que tienes? ¿Qué tipo de trabajo te gusta realizar?
Haz una lista con estas respuestas y luego pregúntate en cuál carrera o empleo son valoradas estas habilidades que posees.
De lo contrario, puedes terminar en un empleo donde tus talentos no son particularmente apreciados, lo cual no solo te hará infeliz, sino que será una pérdida de tiempo.
Evita terminar como esas personas que son buenas trabajando con el público y tienen un empleo donde todo el día están sentadas frente a una computadora haciendo redes sociales..
Suena simple, pero es un hecho muy poderoso. Una vez que entiendes cuáles son tus talentos, la búsqueda de trabajo se vuelve más clara y serás más feliz con el trabajo que consigas.
Lo mismo aplica sobre el tipo de habilidades que debes desarrollar. Una vez que estás consciente de lo que te gusta hacer, puedes identificar las habilidades que te permitirán sobresalir en ese campo.
Sin embargo, esto no es una garantía de éxito, porque la verdad es que no importa cuán excitante es la industria o tipo de trabajo que te gusta, no es seguro que encuentres una oportunidad para desarrollarte, o que podrás obtener las habilidades necesarias para mantenerte ahí.

Sé estratégico

¿Y qué pasa si no estás seguro de lo que quieres, o en qué actividad eres bueno o qué es lo que realmente quieres hacer?
Esa pudiera ser la situación de los recién graduados en la universidad que no han tenido oportunidad de hacer muchas pasantías en empresas o estar en ambientes corporativos.
No es para angustiarse, pero debes ser astuto en los próximos pasos que des. Por eso se recomienda utilizar la estrategia de maximizar tus opciones y experiencias.
Eso significa involucrarte en proyectos tan diversos como puedas; y si todavía estas en la universidad busca actividades extracurriculares, participar en clubes y haz pasantías en distintas empresas.
OpcionesImage copyrightTHINKSTOCK
Image captionAprovecha de probar diferentes opciones mientras estás estudiando.
Mientras más diversas son las actividades, más aprenderás de ti.
Por cada año que pasas en la universidad deberías tener al menos una pasantía. Y si todavía no estás seguro cuando te gradúes, sigue tratando distintas alternativas para probar lo que más te guste hacer.
Si eres lo suficientemente afortunado y encuentras esa actividad que te enciende, entonces comienza a enfocarte aquí, pero mientras tanto sigue experimentando.
Cualquier cosa que hagas, no te quedes parado en la orilla del camino esperando que algo mágico te ilumine.
Invierte el tiempo en ti mismo –no olvides que eres el gerente general de tu vida– y encuentra un trabajo que te guste hacer.

Sé inteligente

Hay algo más que debes tener en cuenta si quieres darte la oportunidad de tener más opciones de carreras.
Enfócate en las habilidades más importantes que aplican al mundo que vivimos y al mundo que tendremos en el futuro. Estas habilidades pueden utilizarse en cualquier tipo de empleo y son poco probables que sean asumidas por máquinas, haciéndolas muy valoradas.
De acuerdo con el reporte del Foro Económico Mundial sobre los empleos del futuro (enero 2016), estas habilidades son: capacidad para resolver problemas complejos, pensamiento crítico, creatividad, gerencia de personas e inteligencia emocional.
No te quedes parado en la orilla del camino esperando que algo mágico te ilumine"
El mensaje clave a recordar es: tu carrera no es algo fuera de tu control. De hecho, es una de las cosas más importantes que administrarás intensamente, como corresponde a tu función de gerente general de tu vida.
Si puedes sentir los domingos en la noche como si fuera un viernes en la noche, entonces sabrás que acertaste en la carrera que escogiste.
Información extraída:*Sydney Finkelstein es el profesor de Administración y Director del Centro de Liderazgo en la Escuela de Negocios Tuck, en Dartmouth College.
Lee la historia original en inglés en BBC Capital

18 de julio de 2016

La compañía que les paga a sus empleados por dormir bien

Al personal de la firma aseguradora Aetna, se le paga por dormir bien durante la noche. Específicamente se le paga US$300 al año.
Es tal la preocupación de la empresa estadounidense sobre el impacto de la falta de sueño en el rendimiento de sus empleados, que los alienta a unirse a un programa que los recompensa por obtener al menos siete horas de buen sueño cada noche.
Los empleados de Aetna que participan pueden ganar US$25 por cada 20 noches en las que puedan dormir siete horas o más, con un límite de US$300 cada 12 meses.
El año pasado participaron en el programa -introducido en 2009- unos 12.000 de los 25.000 empleados de la empresa, lo que significa un aumento desde 2014, cuando hubo 10.000.
El personal puede registrar su sueño de forma automática, utilizando un monitor de muñeca que se conecta a las computadoras de Aetna, o puede anotar manualmente cuánto durmió cada noche.
Kay Mooney, vicepresidenta de beneficios para empleados de la compañía, asegura que el proyecto del sueño es "una de varias conductas sanas que deseamos que nuestros empleados vigilen".
Los trabajadores también reciben fondos adicionales si hacen ejercicio.
Mooney agrega que en lo que se refiere al programa de sueño, Aetna se considera a sí misma como "un laboratorio de vida, para ver si es de alguna forma también es efectiva para otros grandes empleadores".
Pero, ¿le preocupa que algunos empleados puedan embolsarse el dinero sin que en realidad estén obteniendo todas las horas de sueño?
"No nos preocupa. Está en el sistema de honor y confiamos en nuestro personal", afirma.
El compromiso de Aetna de asegurar que sus trabajadores obtengan suficiente sueño surge después de varios estudios que advierten que no dormir lo suficiente puede afectar significativamente nuestra capacidad de hacer nuestro trabajo.
Sólo en Estados Unidos, el trabajador promedio pierde 11,3 días laborales o US$2.280 en productividad por año debido a carencia de sueño, según un informe de la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño publicado en 2011.
El informe calcula que esto significa una pérdida anual de US$63.200 millones para la economía estadounidense.
Mientras tanto, un estudio europeo de la Corporación Rand en 2015 mostró que "el personal que duerme menos de siete u ocho horas por noche, experimenta una pérdida de productividad significativamente mayor que los empleados que duermen más de ocho horas por noche en promedio".
Y los investigadores de la Universidad de California San Francisco advirtieron el año pasado que no obtener suficiente sueño puede enfermarte.
Descubrieron que la gente que duerme menos de seis horas por noche tiene "cuatro veces más probabilidades de resfriarse cuando se expone al virus".

"Éxito muy fallido"

Arianne Huffington, la fundadora y jefa del sitio web Huffington Post, está haciendo una campaña para persuadir a otros líderes empresariales a que duerman bien.
Huffington asegura que hasta 2007 ella era un ejemplo clásico del jefe emprendedor que estaba tratando de sobrevivir con muy pocas horas de sueño, a menudo sólo tres horas cada noche. Hasta que un día, señala, se desmayó en la oficina como resultado del agotamiento.
Huffington, que trabajaba 18 horas al día, se despertó una vez con la mandíbula rota y cubierta de sangre por una cortada sobre el ojo.
"Durante muchos años seguí una definición de éxito muy fallida, que representaba nuestra impresión colectiva de que el agotamiento es el precio necesario que debemos pagar por el éxito".
"En términos de la medida tradicional de éxito, que se centra en el dinero y el poder, yo era muy exitosa".
"Pero yo no estaba viviendo una vida exitosa bajo ninguna definición sana del éxito. Supe que algo tenía que cambiar radicalmente, que yo no podía seguir en ese camino", afirma.
Así, Huffington se comprometió a dormir al menos ocho horas cada noche, incluso llegó a instalar cortinas aislantes de luz, y se aseguró de que sus dispositivos digitales quedaban fuera de su dormitorio.
Explica que esto transformó su vida y mejoró sustancialmente su capacidad en el trabajo.
El sueño es esencial para poder tener soluciones creativas, tener una percepción sobre los procesos y unir las cosas de forma inteligente"
Els van der Helm
Huffington ahora es promotora de la necesidad de que la gente duerma mejor y a principios de este año publicó un libro, que ha sido un éxito de ventas, sobre el tema: The Sleep Revolution: Transforming Your Life, One Night at a Time ("La revolución del sueño: transformando tu vida, una noche a la vez").
"El mundo empresarial se está dando cuenta del alto costo que tiene la falta de sueño en la productividad y el cuidado de la salud", dice.

"Decisiones terriblemente malas"

Jennifer Evans, cofundadora de la firma de mercadotecnia canadiense Squeeze CMM, admite que ella todavía no logra dormir lo suficiente, a pesar de los problemas que esto le causa en ocasiones.
La empresaria de 46 años, basada en Toronto, afirma que cuando está cansada "es más difícil tomar decisiones... He tomado algunas decisiones terriblemente malas cuando no duermo bien".
Sin embargo, a menudo tiene demasiado trabajo para poderse ir a la cama temprano.
En el otro extremo está la empresaria estadounidense, Sabrina Parsons, quien afirma que durante años ha valorado obtener suficientes horas de sueño y se ha dado cuenta de que esto ha mejorado sustancialmente su productividad.
"Cuando estoy cansada no soy tan rápida mentalmente", afirma la jefa de Palo Alto Software, de 42 años, que está basada en Eugene, Oregon, EE.UU.
Agrega que incluso tareas simples como responder emails pueden ser arduas cuando ella está muy cansada.
A medida que más líderes empresariales reconocen los problemas causados por la falta de sueño, se ha creado una industria para ayudar a combatir el problema.
Els van der Helm, asesora de sueño que reside en Ámsterdam, Holanda, ha trabajado con numerosos líderes de compañías globales.
"El sueño es esencial para poder tener soluciones creativas, tener una percepción sobre los procesos y unir las cosas de forma inteligente", afirma.
Van der Helm agrega que sin dormir bien, la gente "pierde la capacidad de juzgar su propio rendimiento".
Pero ¿qué pasa con aquellas personas que parecen ser capaces de enfrentar perfectamente bien el día con muy pocas horas de sueño?
Una de ellas fue la exprimera ministra británica, Margaret Thatcher, quien solía decir que sólo necesitaba cuatro horas de sueño cada noche.
Ying-Hui Fu, profesora de neurología de la Universidad de California, San Francisco, dice que podría haber una razón genética.
Asegura que junto con su equipo descubrió un raro gen que le permite a la persona ser productiva con cuatro o cinco horas de sueño cada noche.
Se dice que el gen es activo en una de cada 1.000 personas.
"No te puedes convertir en alguien que duerme poco", dice la doctora Fu. "O tienes el gen o no lo tienes".

16 de julio de 2016

¿Por qué a veces nos cuesta tanto concentrarnos y terminamos distraídos con nuestros teléfonos?

¿Has tenido uno de esos días en que sencillamente no te puedes concentrar?
Un minuto estás completamente inmerso en una actividad, y al siguiente estás escribiendo a tus amigos en un grupo de chat o poniéndote al día en los últimos chismes de la farándula e incluso viendo videos virales de animales.
El resultado final es que no terminas haciendo lo que tenías que hacer y te sientes increíblemente frustrado.
Si esto te suena familiar, no estás solo y puede que no sea tu culpa del todo.
Muchos expertos piensan que nuestro cerebro no está preparado para el rápido y creciente bombardeo de distracciones digitales, lo que nos deja con una sensación de lentitud y, en última instancia, menos productivos.
A lo que nos estamos enfrentando es a un problema del siglo XXI.
Hoy en día la tecnología domina toda nuestra vida que pasamos despiertos, y esto viene con un costo cognitivo.
Un estudio realizado en Canadá por Microsoft en 2015 reveló que en promedio, el intervalo de atención de los humanos bajó de 12 segundos a finales del siglo pasado, a ocho segundos con el nuevo milenio.
Esto es menos de lo que puede aguantar un pez dorado.
Expertos consideran que esto no se debe a que nos estemos haciendo menos inteligentes, sino que ahora desempeñamos múltiples tareas todo el tiempo.

El dilema de la multifuncionalidad

De hecho, hay quienes aseguran que la multifuncionalidad no existe.
Sencillamente cambiamos nuestra atención de una tarea a otra extremadamente rápido, algo que podría tener consecuencias serias en cómo funciona nuestro cerebro.
Cuando varías de una actividad a otra, tu cerebro utiliza glucosa oxigenada; y en la medida que esa fuente dese agota, te quedas con una sensación de somnolencia y desorientación.
Como resultado, se libera la hormona cortisol del estrés.
"Esta no es la mejor condición en la que puede estar uno a la hora de tomar decisiones", señala Greg Foot, presentador de programas de ciencia de la BBC.
"Seguro que el consejo sería ser menos multifuncionales, ¿no? El problema es que ya estamos enganchados".
Foot explica que nuestra corteza prefrontal tiene un sesgo por la novedad, nuestro cerebro siempre está a la caza de "lo nuevo".

30 veces más que hace 30 años


"Esto significa que nuestra atención siempre está secuestrada por algo más; sencillamente no te puedes resistir a esa vibración que indica que tienes un nuevo mensaje de texto o al 'pin' de una actualización de Facebook".
Y esta constante búsqueda de lo nuevo activa nuestro sistema de dopamina, que envía mensajes -con frecuencia conocidos como "sustancias químicas de recompensa"- a varias partes del cerebro.
Esto significa que nuestro cerebro recibe una recompensa cada vez que perdemos la concentración.
"Es hora de admitirlo, todos nos estamos haciendo adictos a nuestra tecnología", confiesa Foot.
El neurocientífico y psicólogo cognitivo Daniel J. Levitin asegura que en promedio estamos consumiendo información que es el equivalente a 175 periódicos al día.
Esto es 30 veces el contenido que consumíamos hace 30 años.
Nuestro cerebro busca novedad, y con el gran despliegue de dispositivos a nuestra disposición, la tentación de ser multifuncionales es apabullante.
¿Qué hacer entonces?
Si estás teniendo dificultades para concentrarte en tus tareas, quizás necesites poner en práctica algunas de las recomendaciones a continuación.
  • Apaga los dispositivos que no necesites: un estudio hecho por Microsoft demostró que cuando los trabajadores eran interrumpidos por dispositivos electrónicos, les llevaba unos 15 minutos volver a concentrarse en una tarea complicada.
  • Ponle combustible a tu cerebro: saltarte el desayuno significa que funcionas en adrenalina, lo que dificulta tu concentración. Las proteínas y carbohidratos estabilizan el azúcar en la sangre. Y tomar agua evita la deshidratación.
  • Ejercítate: un estudio en la universidad de Illinois, Estados Unidos, sugiere que el ejercicio aeróbico mejora a corto y largo plazo las regiones del cerebro relacionadas con la atención.
  • Duerme bien: a nivel celular, es mientras dormimos que el cuerpo se repara y restaura. Con menos de siete horas de sueño por la noche tu cerebro no recibe lo que necesita para funcionar.

15 de julio de 2016

¿Cómo entrenar tu inteligencia emocional?

Desde los albores de la especie humana, el hombre adquirió la capacidad de tomar decisiones, frecuentemente en milésimas de segundo, para diferenciar las situaciones en las que podía obtener una presa de las que pasaba a ser la presa potencial.

Esta capacidad se ha mantenido hasta el presente ya que el hombre moderno:

- Analiza en forma constante y sin ser consciente, el grado de peligrosidad del lugar en el que se encuentra y el nivel de amenaza o de bienvenida de las personas que lo rodean.
- Juzga a las otras personas desde la primera impresión.
- Toma decisiones basándose en estas percepciones.


Estas capacidades son emocionales, se ejecutan en milésimas de segundos y no son consecuencia de un razonamiento previo, si analizamos lo que nos sucede cada vez que entramos a un lugar lleno de gente desconocida (una conferencia, una reunión social, etc.) veremos que seguimos estos pasos que hemos nombrado.

Primero observamos todo el lugar y sentimos algo parecido a la ansiedad y la incomodidad, luego nos fijamos en las personas que nos rodean y generalmente hacemos juicios sobre ellas y también buscamos personas conocidas para acercarnos a ellos porque de esa manera nos sentimos más cómodos.
Estas capacidades emocionales posibilitan reaccionar con rapidez ante acontecimientos inesperados y permiten:
  • Evaluar las emociones de las personas del entorno y el posible impacto de esas emociones sobre nosotros.
  • Sentir el contexto (“la atmósfera emocional”) en que se encuentra.
  • Tomar decisiones rápidamente basados en estas apreciaciones.
Estas capacidades son la base de lo que se ha dado en llamar la “INTELIGENCIA EMOCIONAL” que nos alerta instantáneamente de la proximidad de un peligro para protegernos y/o cuando se presenta una oportunidad para aprovecharla.
Esta velocidad es posible gracias a la existencia de un área del cerebro llamada “cerebro emocional”, diferenciado del “cerebro racional” (neocortex) donde reside el razonamiento y la lógica.


Para que exista un comportamiento equilibrado, es imprescindible una comunicación adecuada entre ambos cerebros (el lógico y el emocional). La intervención del circuito emocional es esencial para el pensamiento eficaz, tanto para tomar decisiones inteligentes como para pensar con claridad y obtener los resultados que se desean. Las emociones nos orientan en la dirección adecuada para obtener el mejor provecho de las posibilidades que nos ofrece la fría lógica.

Llamamos Inteligencia Emocional a la capacidad del ser humano de evaluar acertadamente el medio en que se encuentra, interpretar el rol de las otras personas que interactúan con él y la valoración de sí mismo, no solo como individuo sino también en la interrelación con ese medio.

Las personas apelan constantemente a su inteligencia emocional, como el hombre primitivo, están constantemente tomando decisiones en milésimas de segundo y de esas decisiones depende el logro de los resultados que buscan. A diferencia de la inteligencia lógico-matemática (expresada por el coeficiente intelectual) que no experimenta crecimientos significativos a lo largo de la vida, existe la posibilidad de desarrollar la inteligencia emocional, con las experiencias vivenciales de cada individuo y también puede desarrollarse ejercitándola por medio de distintas disciplinas, entre ellas la que proponemos: el Coaching Ontológico.

Extracto del libro “El Jugador dentro del Jugador”, la inteligencia emocional en el deporte de un gran amigo Félix Salotto, (Gracias por darme permiso de compartirlo!)




Agostina Fasanella
Y el Equipo de Liderarte Consultora

14 de julio de 2016

6 súper técnicas de recursos humanos

Conoce cómo estas empresas lograron ser líderes en el ramo gracias a sus técnicas para reclutar y retener talento.


El talento es escaso, sentencia María del Carmen Pereda, consultora empresarial y académica en formación de capital humano. Debido a un sistema educativo deficiente y “siendo realistas”, dice, a la falta de preparación de los reclutadores, hoy en día cada vez resulta más complicado para las Pymes detectar, conquistar y retener a buenos colaboradores. Pero, ¿dónde podría estar el talento? Quizás en alguna de las tres generaciones que hoy convergen en el ambiente laboral y que la experta identifica así:

Baby boomers. Son profesionistas dedicados, adictos al trabajo y con resistencia al cambio y al nuevo contexto. Ocupan puestos directivos en las empresas y tienen de 50 y 65 años. 

Generación X. Son empleados reflexivos, abiertos a nuevas propuestas y que tienen la capacidad de trabajar tanto con herramientas análogas como digitales. Su edad promedio es de 45 años.

Generación Y. Son los más jóvenes (ni siquiera rebasan los 30 años) y se identifican por una resistencia al compromiso, son dispersos y necesitan un guía. 

Ahora bien, ¿a qué estímulos responde el talento? Según señala una encuesta realizada en 2011 por la unidad de investigación Harvard Business Analytic Services, el 60% de los especialistas en recursos humanos entrevistados dijo que un atractivo paquete de beneficios es vital al momento de reclutar y retener empleados de calidad. Sólo el 38% aseguró que un salario alto es la mejor forma de conquistar y retener talento. 

“Mientras tengas claro a qué tipo de persona necesitas, cuáles serán sus responsabilidades y metas, y qué les ofrecerás a cambio de una relación a largo plazo, podrás unir a tus filas a los mejores empleados del mercado”, señala Pereda. Por lo que si quieres sumar a tu fuerza de trabajo sólo a gente talentosa, entonces te interesará saber cómo seis empresas lograron ser líderes en su ramo gracias al capital humano. Toma nota e implementa algunas de sus estrategias.

American Express: Libera el potencial de tu gente


American Express, más que una institución financiera con presencia en 200 países, se concibe como una empresa de servicios. “De ahí la necesidad de reclutar elementos con espíritu de liderazgo y, sobre todo, que tengan influencia sobre la gente”, explica Claudia Raunich, vicepresidente de Recursos Humanos para American Express México, Latinoamérica y El Caribe. 

Para encontrar este perfil, la compañía se dedicó –hace poco más de año y medio– a detectar a qué tipo de estímulos respondía un empleado modelo en América Latina. Y lo que descubrieron fue por demás revelador. “En primer lugar, valoran el prestigio que tenga la marca; luego, las oportunidades de desarrollo profesional dentro de la organización y, por último, la posibilidad de equilibrar la vida personal con la laboral”, dice Raunich. 

Contrario a lo que muchos pensarían, la conquista y retención de talento tiene que ver más con las prestaciones y beneficios que con una fuerte inversión en capital y recursos. En ese sentido, American Express diseñó una serie de iniciativas –como programas de sucesión, mentorías impartidas por los directivos y talleres para el desarrollo de competencias– que a largo plazo generan en los empleados un lazo de lealtad duradero.

Aunado a ello, la compañía ofrece programas de salud y apoyo psicológico y legal. Esta combinación le valió, en un universo de 5,000 empleados (sólo en México), una tasa de rotación del 13 por ciento.

Cirque Du Soleil: Bienvenida la experiencia


Esta empresa creó un mercado sin competencia y con gran aceptación del público adulto en busca de nuevas alternativas de diversión. Le quitó al circo sus altos costos operativos y tomó lo mejor del teatro musical, la ópera y los shows de cabaret para crear un concepto nunca antes visto. Los números conseguidos en 2012 (sin ser su mejor año) son contundentes: 19 espectáculos presentados en el mundo, 14 millones de entradas vendidas y una facturación por US$1,014 millones.

Cirque Du Soleil desarrolló una estrategia que consiste en la conquista y retención de talento ya consagrado en disciplinas como música y canto, gimnasia, artes circenses, acrobacia y otras más. A pesar de que sus artistas y staff provienen de 35 países, la compañía consiguió que gente con lenguas y culturas distintas uniera esfuerzos y diera lo mejor de sí.

Para ello, desde el inicio se brindan todas las facilidades al reclutado para que viaje a Montreal, Canadá –sede de la empresa–, a un entrenamiento intensivo. La integración intercultural se fomenta a través de un taller de trabajo donde el artista aprende la dinámica de los espectáculos y, además, se le remunera. Por último, se le asigna como miembro de un show en especial –con la opción de llevar consigo a su familia y de trabajar varias veces o una sola vez en el proyecto–.

Contrario a los circos tradicionales, Cirque Du Soleil no recompensa el esfuerzo individual, sino que premia a aquellos artistas que llevan a su equipo de trabajo por el camino correcto para lograr sus metas. “Los mismos empleados pueden aportar las ideas más innovadoras; el reto es lograr una comunicación clara y honesta”, advierte Raúl Gutiérrez, director de Syracuse Consultores.

Google: Tu oficina, tu segundo hogar


En Google no son empleados, sino googlers (que hoy suman 34,311 a nivel mundial). El horario de trabajo es flexible, el código de vestimenta se inclina hacia la comodidad y las oficinas son luminosas, con áreas de descanso y hasta cuentan con videojuegos y salas de masaje. Es como trabajar en casa. Por eso, no es de extrañarse que por cuarta ocasión, Google encabece la lista de Fortune de las 100 mejores empresas para trabajar.

“Nuestros lugares de trabajo se definen por las necesidades de los googlers, reflejan nuestra cultura abierta y colaborativa, y son únicos en cada filial”, aseguran los voceros. Al motivar a los empleados a personalizar y adecuar los espacios como quieran, Google afirma que se genera un ambiente de trabajo que fomenta la creatividad, experimentación y colaboración. El resultado: ideas innovadoras.

Además, y para asegurar sólo talento en sus filas, la compañía diseñó el programa Good 4 Google (Bueno para Google), en donde reclutadores familiarizados con todas las vacantes ayudan a los candidatos a encontrar su posición correcta. Cuando un reclutador identifica a un talento que tal vez no era adecuado para la primera posición para la que aplicó, el resto del equipo  trabaja para encontrar su rol adecuado según sus habilidades y experiencia.

Nissan Mexicana: Forma talento desde la escuela


Una empresa automotriz que cuenta con 12,600 empleados y una producción anual de 600,000 unidades –tan sólo en México– requiere de una fuerza laboral altamente capacitada no sólo para ocupar puestos directivos, sino para operar equipos sofisticados y desarrollados con la última tecnología. Asimismo, invertirá cerca de US$2,000 millones en una segunda planta localizada en Aguascalientes, Ags.

De ahí que el reclutamiento resulte un proceso complicado para esta compañía. Sin embargo, Nissan Mexicana encontró en la Escuela Nissan, con sede en el estado hidrocálido, la mejor manera de hacerse de talento ya capacitado, incluso antes de salir de la escuela. A través de esta estrategia podrá emplear en tiempo récord a poco más de 3,000 personas para la Planta 2 ubicada en aquella entidad. 

“Nuestra escuela colabora con el Conalep y el CEBETis de Aguascalientes, así como con la Universidad Tecnológica de Aguascalientes y la Universidad Politécnica de Aguascalientes para desarrollar materias dentro de la currícula que hoy tienen”, explicó Silvino Ángeles, director de Recursos Humanos de Nissan Mexicana, en entrevista para Imagen Radio.

De acuerdo con el Estudio de Saratoga, Latinoamérica 2011-2012 de la consultora PWC, por cada US$1 que México invierte en beneficios para sus trabajadores, como capacitación por ejemplo, obtiene un retorno de inversión de US$4. Siguiendo esta tendencia, Nissan Mexicana decidió enviar a 40 empleados a Japón para, a su regreso, continuar con la capacitación del personal en la nueva planta.

P&G: Crece junto con tu equipo


Esta firma de productos de belleza, cuidado personal y cuidado del hogar opera en 180 países, atiende la demanda de 4,600 millones de consumidores y ventas netas de US$83,700 millones al 30 de junio de 2012. “P&G tiene 175 años en el mundo y una de las primeras iniciativas de los fundadores fue desarrollar oportunidades para gente de dentro, no que venga de fuera”, cuenta Gustavo Gori, director de Recursos Humanos de la compañía. La idea es que los empleados se queden a trabajar muchos años en la compañía y tengan la oportunidad de crecer junto con el negocio. Pero, ¿cómo lograrlo?

Para esta gran empresa, sus principales canales de reclutamiento son las universidades y las redes sociales, concretamente Facebook. El objetivo: detectar y conquistar talento sin experiencia. La estrategia consiste en atraer universitarios, forjarles un carácter basado en la misión y visión P&G, y ofrecerles un plan de carrera dentro de la organización a largo plazo; esto en un ambiente totalmente flexible. Hoy, su personal en México está integrado por 7,000 colaboradores.

“A los jóvenes no los limitamos; por el contrario, les asignamos responsabilidades y tareas de suma importancia para la compañía”, explica Gori. “Esto hace que los chicos se sientan valorados e indispensables”. Así, por medio de su programa de becarios,la compañía se ha hecho del 60% de sus trabajadores de tiempo completo. 

De acuerdo con la encuesta Regus Business Tracker, el 53% de 10,000 entrevistados (500 de ellos, mexicanos) dijo que estaría dispuesto a dejar su trabajo a causa de una falta de promoción y valoración de sus logros como empleado. En ese sentido, la trasnacional logró asegurar la lealtad y permanencia de su talento joven para alcanzar una rotación sólo del 8 por ciento.

The Walt Disney Company: Motiva, recompensa y reconoce


“Desde el primer contacto, los reclutadores te hacen sentir que la magia Disney no sería posible sin ti”, cuenta Mariana Vez, ex miembro del Programa de Representantes Culturales de la compañía. Este mensaje, que detona en los jóvenes el anhelo de formar parte del equipo, también se refleja en videos que la empresa comparte en su perfil de LinkedIn

Al sumarte al equipo, Disney provee lo necesario para que sus trabajadores den lo mejor de sí. Contrario a lo que se pensaría, esto no representa una gran inversión de capital o recursos. Mariana recuerda que si se sentía muy cansada, podía ausentarse un par de días y volver cuando el ánimo mejoraba. “Y todos contentos porque ni tú tenías castigos por faltar y tus compañeros podían reunir más dinero a cambio de trabajar horas extra”, asegura. 


Los colaboradores de Disney desarrollan un sentimiento de lealtad y pertenencia hacia la marca que se reafirma con acciones significativas, como el reconocimiento público. Por ejemplo, cuando un participante del Programa de Representantes Culturales recibe un comentario positivo de un cliente, se elige una hora concurrida en el parque de diversiones de Orlando, Florida, y se le presenta como un colaborador ejemplar. Todo esto al final se ve reflejado en los números de la empresa: ingresos en 2012 por US$42,300 millones (3% más respecto al año anterior).   

Información extraída: entrepreneur.com

Buscar Por tema

Búsqueda avanzada