Blog de Psicología Organizacional y Recursos Humanos.

9 de octubre de 2007

Un trabajador contento rinde más

En la actualidad, las grandes empresas recurren al estudio de la inteligencia emocional y evalúan a sus empleados como forma de mejorar su rendimiento laboral. «Las empresas invierten porque saben que luego los empleados van a desarrollar su trabajo en un clima más positivo y por lo tanto, van a rendir más» afirmó el coordinador del I Congreso Internacional de Inteligencia Emocional Pablo Fernández Berrocal.

En este sentido, Robert Emmerling, del Consorcio de Inteligencia Emocional en las Organizaciones de Estados Unidos, lleva tiempo trabajando en desarrollar modelos de gestión de esta materia aplicables al ámbito laboral.

Durante su ponencia, Emmerling destacó el vínculo existente entre la inteligencia emocional y el rendimiento laboral. Así, el integrante del EI Consortium explicó cómo las empresas que invierten en entrenar a sus trabajadores para mejorar sus habilidades emocionales obtienen mayores beneficios económicos. «No es lo mismo trabajar con un amigo que con alguien con quien tienes problemas», manifestó el especialista.

El estadounidense tiene un método propio de trabajo que emplea en sus investigaciones: «Para conocer las competencias de los empleados, en lugar de hacerles un test, les preguntamos directamente para que hablen sobre sus habilidades», añadió Emmerling, quien a modo de conclusión aconsejó que las teorías existentes se fijen sobre aspectos concretos, como el laboral.

Buscar Por tema

Búsqueda avanzada