Blog de Psicología Organizacional y Recursos Humanos.

Bienvenidos

Este un WebBlog especializado en Psicología Organizacional y de Recursos Humanos.

Artículos

Artículos en temas especializados: Coaching, Gestión por Competencias, Clima y Cultura Organizacional, Motivación, Recursos Humanos, Liderazgo, Management.

Eventos

Te invitamos aparticipar a los eventos programados por la comunidad con respecto a nuestra especialidad.

Comunicandonos

Comparte y comenta los artículos a través de las redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram.

Test Psicológicos

Te proporcionamos acceso a Test psicológicos aplicados al ámbito organizacional

22 de febrero de 2007

El clima laboral en España, no convence



La política de recursos humanos y el compañerismo, lo más criticado.

El ambiente laboral que impera en el día a día de las empresas españolas no acaba de satisfacer a sus empleados. La camaradería entre compañeros, la credibilidad de los directivos, la igualdad de oportunidades en la empresa, las buenas prácticas de los departamentos de recursos humanos o el orgullo de pertenecer a la organización son aspectos que los españoles puntúan por debajo de la mayoría de países de la Unión Europea. Ésta es una de las principales conclusiones que se desprende de un análisis realizado por el Instituto de Estudios Laborales (IEL) de Esade con datos del Great Place to Work Institute Europe.

El análisis ha tomado en cuenta estas cinco dimensiones que configuran el perfil de una compañía en los 14 países de la Unión Europea (excluido Luxemburgo) durante 2003, 2004 y 2005. Muestra que Italia, Finlandia y Francia, junto con España, son los países de la Unión Europea más pesimistas con su ambiente de trabajo. En el lado opuesto, los trabajadores de Austria, Grecia, Irlanda o los Países Bajos son los que se sienten más a gusto; es decir, aquellos que han dado una puntuación (en una escala de uno a cinco) más alta a las políticas de recursos humanos o al orgullo de pertenecer a la organización para la que trabajan.

En una posición intermedia se sitúan Bélgica, Dinamarca, Holanda, Portugal, Suecia y Reino Unido.

Los rasgos de la personalidad de una empresa peor valorados por los españoles son las políticas de recursos humanos que usan sus empleadores -un 3,8-, y la camaradería que existe entre compañeros con un 3,9.

Los responsables del informe no entraron ayer a valorar durante su presentación en Barcelona que motiva la existencia de distintas percepciones sobre el entorno laboral entre países o porqué dependiendo de la nacionalidad, se aprueban o se critican rotundamente todos los rasgos de la organización. 'Existen diferentes políticas de recursos humanos en las empresas, aunque se camina hacia una armonización', explica Simon L. Dolan, profesor de Esade y uno de los promotores del Estudio. Sí que comentaron, en cambio, los beneficios que puede obtener una organización logrando que sus trabajadores puntúen siempre al alza. 'Existe una correlación entre calidad del puesto de trabajo y el rendimiento de la empresa', explica Palle Elleman Knudsen, del Great Place to Work Institute Europe. 'Con una organización más comprometida se puede atraer a mejores profesionales'.

Aunque España está entre los países de cola, todos los parámetros analizados han experimentado mejoras entre los años 2003 y 2005. Los españoles, al igual que el resto de los trabajadores de los otros países analizados, no suspenden a la organización en ningún rasgo y las puntuaciones no bajan de los 3,6 puntos. 'Hemos de tener en cuenta que se han elegido empresas que son buenas para trabajar, las mejores de cada país'.

El estudio también pone de relevancia que los trabajadores de los medios de comunicación son los que perciben mejor su entorno laboral. Los periodistas no consideran que exista discriminación. En concreto, se puntúa con un 4,9 la igualdad entre hombres y mujeres. Por el contrario, los empleados en automoción y el sector público acaparan los peores registros.

El director de RRHH, cuarto en la liga de profesioness



Buenas noticias para los profesionales de Recursos Humanos. La revista Money acaba de lanzar un ranking de los mejores puestos de trabajo en este último año, y la posición de Director de RRHH se encuentra... en cuarta posición!!!!. Sorprendente... pero cierto. El ranking se encuentra encabezado por los ingenieros de software, (lo cual ya no es tan sorprendente), seguidos por los profesores de enseñanza superior ('!!!' de nuevo), y los asesores financieros.

El estudio ha sido realizado por una consultora que ha tomado como referencia principal la estimación de crecimiento en la demanda de puestos realizada por el US
Bureau of Statistics. El salario medio percibido es también un factor importante, y por último se han evaluado los niveles de stress, dificultad, flexibilidad y creatividad necesarios para cada puesto en cuestión. El director de RRHH obtiene una valoración de B, A, A y B en cada uno de los factores, respectivamente. Un gran reconocimiento a la tan a menudo ingrata labor de estos departamentos, sobre todo si está avalada por una publicación como Money.

Otra parte interesante del informe es que destaca en la descripción del puesto la necesidad de contar con este perfil en las empresas, de cara a establecer una relación efectiva con el empleado, y resalta la importancia que ha ganado la función en la empresa en los últimos tiempos, pasando de las labores de back-office a tener un papel protagonista en el negocio y la gestión de las compañías.

¿Quién lo iba a decir? El gestor de RRHH valorado a tan sólo un puesto del financial advisor ... y esto es sólo el principio ;-))... esperemos que, como tantas otras cosas, esta tendencia en USA termine echando raíces en nuestro país.

Nota para los colegas de profesión: los psicólogos se encuentran en 10º puesto. Todo increíble...

11 de febrero de 2007

La NASA revisa el perfil psicológico y los criterios de selección de sus astronautas


Tras más de cuatro décadas presentando a su selecta plantilla de astro-nautas como sacrificados y ejemplares héroes al servicio de la exploración espacial, la NASA se ha visto obligada a revisar a fondo y con carácter de urgencia los procedimientos de salud mental aplicables a su centenar de tripulantes. Un replanteamiento forzado por el estrambótico caso de la astro-nauta Lisa Marie Nowak, que como parte de un desaforado triángulo amoroso ha sido detenida esta semana bajo las graves acusaciones de intento de secuestro y asesinato.


La introspección ordenada por los responsables de la Agencia Espacial de Estados Unidos, ante esta situación más propia de un culebrón televisivo, tiene un doble objetivo. El primero implica revisar la calidad y extensión de las pruebas y controles psicológicos aplicados a las mujeres y hombres que componen su hiper-competitivo cuerpo de astronautas. Para esta auditoría se solicitará la ayuda de especialistas ajenos a la NASA.


Negligencia en Houston
La segunda pesquisa correrá a cargo de la dirección del Centro Espacial Johnson en Houston, con el fin de determinar cómo fue posible que los compañeros y jefes de Lisa Marie Nowak fallaran a la hora de detectar el nivel de enajenación alcanzado por la astronauta, hasta el punto de conducir 1.500 kilómetros entre Texas y Florida con pañales para no demorar ni un minuto el enfrentamiento con la supuesta rival por el amor del también astronauta William «Billy» Oefelein.

Antes de agredir con un spray de gas cegador a la capitán de la Fuerza Aérea Colleen Shipman en un aparcamiento del aeropuerto de Orlando, la astronauta habría cumplido hasta el último momento sus obligaciones laborales con regularidad. El pasado viernes, esta mujer con una ejemplar carrera militar había continuado con los preparativos para su próxima responsabilidad: actuar como enlace entre el control de Houston y los tripulantes de la siguiente misión del programa de trasbordadores espaciales prevista a partir del 15 de marzo.
Tras ser puesta en libertad condicional bajo fianza de unos 20.000 euros, y ser obligada a llevar un trasmisor GPS en el tobillo, Lisa Marie Nowak ha vuelto a Houston en un vuelo comercial, cubriéndose la cabeza con una cazadora y acompañada por el astronauta jefe Steven Lindsey. Bajo estrictas órdenes judiciales de no intentar ningún tipo de contacto con su víctima, Nowak se encontraría ahora acompañada por sus padres y amigos. Mientras que su esposo, un informático que también trabaja como subcontratado de la NASA, retiene la custodia de los tres hijos de la pareja.

Este comentado suceso ha servido para atraer una incómoda atención sobre las no siempre perfectas vidas privadas de los astronautas estadounidenses, que presentarían un alto nivel de divorcios, problemas de infidelidad matrimonial y retos de ajuste psicológico después de una misión espacial. Cuestiones que hasta ahora se habían mantenido más o menos en la intimidad de este cuerpo de élite que sólo admite a un 0,7 por ciento de aspirantes. Pero el primer procesamiento por delitos graves de uno de sus miembros amenaza con multiplicar el escrutinio al que son sometidos.

En la saga amorosa de Lisa Marie Nowak y el astronauta William Oefelein, divorciado y con dos hijos, ha trascendido que ambos han tenido oportunidad de entrenarse juntos durante varios años pero sin llegar a coincidir nunca en una misión espacial. Entre las pocas normas sobre confraternización que aplica la NASA a su plantilla de astronautas figura evitar que parejas de astronautas sean embarcados en un mismo vuelo. También ha trascendido que los astronautas son obligados a pasar chequeos médicos anuales, pero no pruebas psicológicas periódicas aunque tengan la posibilidad de consultar de forma voluntaria con especialistas en salud mental.

Suspensión temporal
Al insistir en la naturaleza muy personal de este caso, los responsables de la NASA han confirmado que en Houston se enteraron de la agresión y la detención de Lisa Nowak por el astronauta Wiliam Oefelein, a su vez alertado de lo ocurrido por la capitán Shipman, destinada en la Base Aérea Patrick junto a Cabo Cañaveral. Los padres de la procesada también han confirmado que ésta se había separado recientemente tras casi veinte años de matrimonio.

Con la posibilidad de enfrentarse a varios años de cárcel, la NASA ha decidido como medida provisional retirar a Lisa Marie el estatus de «disponible para volar», otorgándole una baja pagada de treinta días. El otro astronauta implicado en el caso, el piloto Oefelein, retiene por el momento sus credenciales de vuelo. Pese a todas estas distracciones, la Agencia Espacial insiste en que el resto de sus astronautas se encuentran trabajando con total normalidad, sin perder de vista el próximo lanzamiento de un «shuttle» el mes que viene.

Buscar Por tema

Búsqueda avanzada