Blog de Psicología Organizacional y Recursos Humanos.

Bienvenidos

Este un WebBlog especializado en Psicología Organizacional y de Recursos Humanos.

Artículos

Artículos en temas especializados: Coaching, Gestión por Competencias, Clima y Cultura Organizacional, Motivación, Recursos Humanos, Liderazgo, Management.

Eventos

Te invitamos aparticipar a los eventos programados por la comunidad con respecto a nuestra especialidad.

Comunicandonos

Comparte y comenta los artículos a través de las redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram.

Test Psicológicos

Te proporcionamos acceso a Test psicológicos aplicados al ámbito organizacional

23 de noviembre de 2008

El equilibrio entre la vida laboral y personal resulta necesario para alcanzar el éxito


El 'coaching' afecta a la empresa, porque garantizala buena gestión de las capacidades de los equipos.



Al revisar la estrategia de la empresa, se corre el riesgo de tener que realizar cambios para poder adaptarla a la situación actual de la sociedad. Y apartar las viejas costumbres de la mente de los empleados es tarea difícil. Juan Carlos Cubeiro y Alicia E. Kaufmann, coordinadores de Coaching y diversidad (Ed. LID, 2008), buscan soluciones a ese problema.



La famosa guerra por el talento no ha hecho más que empezar, por lo que los empleados deben aprender a desarrollar y aprovechar todo su potencial. “El coaching es uno de los procesos más potentes para ayudar en el proceso de liderazgo”, porque no se puede llevar a cabo cualquier cambio en la compañía sin unas personas que señalen el camino al equipo.


Para que todo salga bien, el líder debe tener claro que su misión es conseguir el equilibrio entre la vida laboral y la personal del equipo que dirige. De esta forma, el grupo alcanzará el éxito. El ritmo de 24 horas al día, siete días a la semana se está convirtiendo en una constate. Y esto provoca amplias brechas en la vida personal de los trabajadores. Además, no se establece la equiparación entre la vida profesional y personal, llegando a parecer un imposible la buena marcha de ambas y las sesiones de coaching se convierten en parte de la vida cotidiana.



Nuevas incorporaciones


La sociedad actual, marcada de forma profunda por las nuevas tecnologías y los mercados, necesita empresas flexibles que sepan adaptarse e innovar de forma rápida y continua ante los cambios que se están produciendo.


La diversidad cultural, la incorporación al mercado de la llamada Generación Y, la necesidad de conciliar trabajo y familia… son sólo algunos de los elementos que las empresas deben de incorporar a sus agendas.




Reto para los directivos


Los directivos se enfrentan al reto de tener que superar su propia personalidad, las exigencias de los mercados y el éxito permanente que se les exige. Las empresas se encuentran con un modelo antiguo y con unas circunstancias que demandan el cambio para que el trabajador se adapte a ellas y a su renovación constante.


“Al sopesarlo detenidamente, nos damos cuenta de que nuestra experiencia interior viene determinada por las etiquetas que vamos poniendo sobre todo aquello que nos va sucediendo”, señalan Cubeiro y Kaufmann. Por ello se debe crear un programa de coaching enfocado a analizar primero los tipos de liderazgo que se van a necesitar y, por último, diseñar un programa de desarrollo de liderazgo.


“La diversidad aporta visiones distintas a las cosas de siempre”, señalan los coordinadores de Coaching y diversidad, y ayuda a descubrir soluciones a los problemas y a los retos. El coaching se convierte en una parte importante en la gestión del talento y del liderazgo de las empresas, porque afecta a su núcleo: las personas.


Trabajar más de 60 horas, principal causa de problemas mentales entre los empleados


Los sesudos 'eurofuncionarios' que han gestado la propuesta para ampliar a un máximo de 65 horas la semana laboral deberían echarle un vistazo al último número de la revista 'Journal of Occupational and Environmental Medicine'. Un grupo de científicos australianos advierte de que los empleados que trabajan más de 60 horas semanales son los que tienen mayor riesgo de sufrir trastornos mentales causados por el estrés laboral.




Los investigadores entrevistaron nada menos que a 60.500 trabajadores de 58 compañías públicas y privadas de toda Australia y les sometieron a un detallado cuestionario diseñado para medir la prevalencia de patologías mentales. La encuesta incluía cuestiones sobre cuatro trastornos diferentes: depresión, ansiedad, otros problemas emocionales y abuso de sustancias. También les preguntaron por las características del puesto de trabajo (ejecutivo, administrativo, técnico, miembro de seguridad...), el número de horas 'en el tajo' y su situación familiar




Los resultados demostraron que el 5% de ellos tenía niveles de estrés tan elevados que aumentaban su riesgo de sufrir algún trastorno mental serio. Otro 9,6% adicional tenía estrés 'moderado', lo que también fue considerado como un indicador de sufrir una 'posible' patología psicológica.


A pesar de estas cifras, sólo el 22% de los trabajadores con peores niveles de estrés estaba en tratamiento psicológico y un 31% de ellos negaba que tuviese ningún problema. Un 7% más de varones que de mujeres estresados tenía dificultades para reconocer su estado mental a juzgar por sus respuestas; también eran menos los hombres que se encontraban recibiendo terapia.


Separados, comerciales... y exceso de horasSegún su estatus civil, el trabajo señala que los trabajadores que vivían en pareja (bien casados, o no) eran los que menos estrés padecían, mientras que las peores tasas de riesgo mental se observaron entre los separados (más aún que entre los divorciados). Un bajo nivel de educación también indicaba peor pronóstico.


Por las características del trabajo, los más afectados por el estrés eran los comerciales (5,6% de los hombres dedicados a ello y 7,5% de las mujeres), quienes dedicaban más de 60 horas a la semana a su trabajo y los que desempeñaban algún trabajo más propio del otro sexo. Es decir, las mujeres que realizaban tareas técnicas y de operarias y los varones en puestos de administrativo u oficinista.


"El predictor de riesgo de estrés más importante fue el número de horas", apuntan. "Los varones que se supone que debían trabajar más de 60 tenían cuatro veces mayor riesgo y las mujeres, el doble de riesgo. Las elevadas demandas laborales y la presión por hacer horas extra están relacionadas con un peor bienestar mental, que puede extenderse hasta la vida familiar, y aumentar el riesgo de depresión".




Prevención de riesgos mentales


La investigación, publicada en la revista 'Journal of Occupational and Environmental Medicine', señala que en una época en la que ha aumentado la preocupación de las empresas por potenciar la prevención de riesgos laborales y reducir los peligros físicos, se ha descuidado otro aspecto importante de la salud de sus empleados: sus problemas mentales.


Por eso, el estudio recomienda a los empleadores que presten atención a este grupo de enfermedades que "reducen significativamente la productividad de sus trabajadores, aumentan las ausencias del puesto de trabajo y les desgasta mentalmente". Hay que tener en cuenta, apuntan, que a medida que empeoran la gravedad y el número de patologías, aumentan los días de ausencia en el trabajo y los costes económicos del problema.


A juicio de los autores, dirigidos por Michael Hilton, de la Universidad de Queensland, los factores de riesgo identificados en esta macroinvestigación deberían ayudar a guiar la decisión de empresarios y autoridades para promover adecuados programas de prevención. Que Bruselas les oiga.


16 de noviembre de 2008

Empresas en alerta: crece la movilidad laboral de mandos medios y personal de base


Las compañías están preocupadas por la alta rotación del personal e implementan métodos de retención. Algunas de ellas cuentan con formularios de egreso para averiguar los motivos de la partida. Entre los rubros con mayores índices figuran los relacionados con tecnología e informática y logística.



Los mandos medios y los puestos de línea (administrativos, técnicos, operarios, ejecutivos de cuenta, telemarketers) muestran en la actualidad una alta rotación. De acuerdo con relevamientos realizados en diferentes empresas, el índice de rotación -es decir, renuncias voluntarias más desvinculaciones sobre la plantilla promedio anual- es mayor que en años anteriores.



Depende de cuál sea la edad de los colaboradores, la calificación y el área de trabajo que se analicen, surgen diferencias en los promedios de rotación.


Uno de los rubros más afectados es el vinculado con las áreas informáticas. Se combinan, en este caso, dos factores: una edad en su mayoría de entre 22 y 35 años y la escasez de profesionales.


En el primer caso, muchos de los jóvenes no han consolidado, aún, su proyecto personal por lo que les resulta interesante buscar nuevos desafíos o experiencias. El cambio está motivado tanto por la posibilidad de participar en proyectos diferentes, como por aprender y capacitarse en las últimas novedades tecnológicas.


En el segundo caso, la falta de profesionales que dominan nuevos programas o sistemas de redes hace que la oferta económica y laboral sea generosa y variada.



La encargada de empleos de una importante empresa del rubro ecommerce comenta, off the record que en su empresa la rotación de su personal les llama la atención. “Es elevada, cíclica con períodos de mayor y de menor rotación. Para seguir este movimiento de cerca, diseñamos indicadores que miden la rotación en forma mensual, anual y dividida por áreas.


Escuchamos las sugerencias de quienes están trabajando y, a su vez, hemos elaborado formularios que se completan en una entrevista de egreso. Nos reunimos, con quienes dejan la compañía, para conversar y conocer los motivos de su decisión”, cuenta la ejecutiva.



Al relevar los comentarios descubrieron que en gran medida los cambios son motivados “por la fuerte demanda del mercado, nuevos desafíos y propuestas salariales, 50 o 100% superior a su sueldo”.


No sólo los informáticos cambian de trabajo con facilidad. En los países vecinos la problemática es similar. Para Fernando González, gerente de Operaciones de Gafor DM Argentina, es llamativa la rotación del personal administrativo, “en los últimos dos años se incrementó este índice por la necesidad, que hay en el mercado, de contratación de personal”.



No obstante, González aclara que de cualquier manera el área de mayor rotación es la de choferes, que son todos brasileños. “Se están implementando nuevas acciones de contratación, por ejemplo, yendo a otras ciudades del interior de Brasil, para reclutarlos. Hace unos años atrás, esto no era necesario”, detalla.


Específicamente en el caso de choferes, Juan Micheletti, jefe de Recursos Humanos de Cruz Del Sur, destaca que "actualmente hay una demanda insatisfecha de alrededor 10.000 personas y en algunos lugares de la Argentina es prácticamente imposible encontrar a uno calificado para empezar a trabajar”.


Respecto de la rotación en general, la empresa en la que trabaja Micheletti cuenta con personal de una antigüedad promedio de 14 años. Sin embargo, en los últimos años tuvieron períodos con un índice de rotación muy superior al habitual.


Micheletti agrega que están trabajando “en los procesos de inducción a la compañía, en los sectores que detectamos con problemas de rotación. Tratamos de poner acento en el compromiso y el conocimiento que tiene que tener el colaborador sobre la tarea a realizar”.



Por otra parte, afirma el profesional, “la rotación en sí misma no nos debería asustar: cuando es muy baja no permite el “aire nuevo” en la organización y la misma tiende a ser “recursiva” en sus problemas, causando desgastes y “achatamiento”.



En cambio, cuando es excesiva las empresas generalmente desnaturalizan su negocio, pierden know how sobre lo que hacen y causan desmotivación, porque la gente cambia permanentemente de interlocutores (tanto de parte de los clientes como de los mismos empleados). Nunca se puede generar “cultura”, con lo cuál la pertenencia y el grado de compromiso son muy bajos. Las organizaciones que saben balancear la experiencia y el empuje de los “nuevos,” son las que terminan prevaleciendo en el tiempo”.


Al parecer, es la demanda insatisfecha la que recalienta el mercado y promueve la movilidad. Sin embargo, también se observa una tendencia a la permanencia que parece anacrónica con los tiempos que corren.


Es que, probablemente, ante los vaivenes de las políticas laborales y económicas de la Argentina los trabajadores recurren a dos mecanismos extremos: cambios rápidos para lograr fuertes ingresos o un buen posicionamiento en poco tiempo o bien asegurarse en un trabajo estable, por temor al cambio y la posible pérdida de la fuente de ingreso. Un aspecto en el que también se precisa mayor equilibrio.



Por Gabriel Schwartz


Buscar Por tema

Búsqueda avanzada